“Tempestad” por Alan Valle Monagas

Versos que vienen entre
Estar despierto y el sueño.
Un enamorado con la cría
De sus abuelos.
Uno de ellos,
Amaba y abandonaba
Sus amores.
Elena estuvo entre ellas.
Tuvo más de once hijos
Por Nueva York y Puerto Rico.
Después se desapareció,
Nunca lo he conocido.

Mi otro abuelo le rompió el corazón
A su esposa, mi progenitora,
A su hijo, mi padre,
Al ver a su padre
Ser le infiel a la madre
El día de su cumpleaños,
Con la condenada Americana
Rubia, con ojos azules.

Su nieto ingrato,
Sigue en sus pasos.
Relacionándose,
Con una Americana,
Peli roja de ojos azules.

Llegue temprano a la barra,
La alarma me levanta a las una.
Al subir los escalones
Fui recibido;
Por su solemne sonrisa.
Y ella se fue temprano,
Bajo los escalones
Antes de oírme declamar,
Mis poemas de rabia y amor.
Siempre hay otra persona
En sus vidas,
Y aun nos enamoramos.

Anoche llego el día,
En el cual los solitarios,
Deciden reunirse con sus ex
Parejas. La vida es tan corta,
Nos invertimos en una sola persona,
Sin saber el sentimiento
Ni el conocimiento que perdemos.
Cada cual más complejo,
Que el mismo mundo
Que le dio el fuego.

Nuestra belleza anciana del cielo,
Es inversamente proporcional,
A nuestra maldad, como especie humana.

Como raza, te amaría tan fielmente,
Siendo directamente proporcional,
A como me rehúsa el colonialismo militar,
Derrocaría a todas las instituciones,
En golpes de estados y revoluciones,
Todo por complacerte a ti.
Veras, esto se mide en acciones.

En la playa están los pulmones,
Apoderados de ese aire de sal cargado,
Vivimos por la gracia del sol.

En el restaurant nos convertimos,
En compañeros, en una cena Christica,
En la luna llena, vemos vuestro reflejo.

Entonces se desprecia,
Solo miran al alto, fuerte, al blanco,
Desprecian y te niegan
Por la tez de tu piel, negro malvado.

Pero el espíritu libre de Ariel,
Contemplativo, imaginativo
Se encarna en este ser, además
Hay una cosa que este cuerpo de negro
Me ha dado para llenar a tu ser,
Pero gracias a la iglesia católica
Y la derogación de lo indígena,
Se ha desmitificado
El ahogado más bello del mundo.

Y hasta que llegue la hora,
Donde amare a una sola mujer,
No puedo creer en,
Un concepto tan triste como lo es,
El ‘amor’ de dos, cuatro o dieciséis,
¿Sera una consagración venerable?
El amor de dos cientos y cincuenta seis –
Minutos, con existencia del equilibro…
Entre lo ilusorio y el respeto,
Eso te lo profeso y esto te lo juro.

Por esta razón respondí,
“No amo a ninguna,”
En el día de San Valentín
“Las amo a todas.”
Mi profesora respondió,
“Pues este no conoce el amor muy bien.”

Alan Valle Monagas

Advertisements

“Cristal” por Alan Valle Monagas

Las tragedias del mundo moderno:
No poder hablarle a mujeres bellas,
En relaciones de parejas complejas,
El no invitar por ser inmaduro.
El no saber como reaccionar,
Desearla a ella, sin saber como actuar,
Tener un solo día a la semana
Pa’ vacilar, los demás a trabajar.
Fumar y ponernos a dialogar,
¿Cuál es mi problema?
¿Cómo puedo mejorar?
¿Cómo definirías esa palabra?
No tomar las cosas personal.
Aprender a ser consciente y a apreciar.

Pero mira, a mí en este cielo
Me han bajado ángeles,
Pero siempre son los demonios,
Los que me buscan y soban.
Si sabe que me gusta,
¿Por qué ella no hace lo mismo?

¿Cómo acercarme a mi idea de Dios?
Cuando pienso que no me la merezco.
Quiero sus manos en mi cara, que me mire a los ojos,
Y que me diga, “Alan, tu eres bello.”

Pues así yo pienso.
Estoy tan avergonzado de ser yo.
Querer sexo, necesitando amor,
Siempre tan pendejo, negro ciego,
Cuando no puedes ver,
Lo que está al frente de tu cara.

¿Cuántas oportunidades se perdieron?
No se pueden contar,
Solo imagina al amor en una copa de cristal
Que se te cayo, ella se rompió,
Los cantos no se fragmentaron.
¿Como beberemos de lo que necesitamos?

Alan Valle Monagas

El efecto apokálypsis

26 de octubre del 2017 (4:51PM)

Quiero compartir con ustedes un concepto que veo como la idea central de mi tesis de Maestría. Desde los tiempos de los griegos existen cuentos sobre “self-fulfilling prophecies.” En la manera que yo lo veo, nuestra sociedad esta encaminándose hacia su propia destrucción, porque hay un porcentaje bien significativo de la población que piensa que estamos en el fin de los tiempos. Por lo tanto, a ellos no le importa tales cosas como la preservación de la naturaleza, o la paz, porque para ellos el mundo se va a acabar como quiera.

Psicólogos han estudiado y han verificado como el desempeño de una persona puede aumentar o disminuir dependiendo en la perspectiva que otros tienen sobre esa persona. Es como el niño que le dicen que es malo, y por lo tanto se comporta mal.

Nuestros pensamientos (y pues todas esas acciones inconscientes que se afectan por tus pensamientos, tu tono de voz, tu actitud, tus gestos) pueden afectar a la “realidad” (de una persona o un colectivo) para que cumplan con tus expectativas.

En la literatura esotérica le dicen a uno que “como es abajo, es arriba.” Un lema que ayuda a uno ver como todo se conecta y como nuestra realidad tiene patrones que se repiten a diferentes escalas. Puedes ver como las flores, huracanes y caracoles todos se forman alrededor de espirales. O como los relámpagos se parecen a los ríos vistos desde arriba.

En la manera que yo lo veo esto implica que la psicología no es solamente para analizar a individuos, sino para analizar sociedades y culturas enteras. Es decir, que cada cultura es como un país (por eso William Blake crea a Albion, como una personificación de Inglaterra) con sus propios mecanismos de defensa y enfermedades mentales.

Por lo tanto, si nosotros como seres humanos nos afectamos por “self-fulfilling prophecies” pues hay una profecía por ahí sobre el futuro de nuestra civilización, el apocalipsis. Si hay personas que creen en este futuro como algo inevitable, y que ellos son el pueblo elegido, siempre existirá el conflicto, y de hecho, probablemente moldearan a la realidad hasta que cumpla con su profecía. Por eso no soy muy fanático de ninguna ideología.

Living the Life: Bronson Fest 2016

“Empezamos porque toda la música, pensábamos que, no habían bandas buenas, que nosotros quisiéramos escuchar, y hicimos una banda tratando de hacer lo que queríamos escuchar” (Los Vigilantes, 0:57-1:10)

Encontrar mi camino hacia el Bronson Fest fue un reto; vengo del oeste y las direcciones nunca fueron muy claras. Cuando llegué a la Hacienda Morales -anda pal carajo- no supe que pensar.

Nuestro espacio era enorme. Movernos de la entrada a las tarimas duró una pequeña eternidad. Llegamos allí a escuchar la música, pero más allá de eso, creo que fue por un anhelo de libertad.

El sol me cegó. Era mi primer Bronson Fest. Sin embargo, sabía que estaría “cabronsón.” Flotaba en una nube. Me encontraba en un edén; un claro extenso entremedio del bosque, fuera del alcance de las garras de nuestra civilización. Pensé en Samsara, en cómo nuestras existencias urbanas reflejan la vida de ganados criados en jaulas. Me sentí como un gallo que compró una taquilla para salir de su jaula a la naturaleza.

image
Fotografías del Bronson Fest

El Bronson Fest es un festival porque veinte (20) bandas tocan una después de la otra, día tras noche. Se dividen $25  entre cada integrante de cada banda y la renta de tarimas y la hacienda. El festival empezó a las doce (12) del medio día y termino veinticuatro (24) horas después. Vine con la intención de joder. Salí con las ganas de conocer.

Entramos y buscamos a nuestros panas, quienes estaban setiando las cámaras para grabar a Los 10guillos. Llegamos al tablado, una tarima montada por los mismos músicos. Setié mi silla y no pude evitar sentirme como una bestia. ¿Quién carajos se sienta en vez de bailar? No había consumido ni una cerveza y las vibras se sentían tranquilas. Eran las tres de la tarde. Mire hacia atrás y me encontré con una audiencia extensa que crecía con cada llegada. Prendí mi moto y fluimos. Escuchamos Los 10guillos, con sus vibras místicas, folclóricas y funkadélicas.

Consecuentemente, comenzó mi conversación interna: “debo bailar o no?“; la respuesta siempre es “sí, para eso estamos aquí.” Me hace recordar una escena en Blowup, donde las personas se quedan como zombies escuchando a los Yardbirds tocando. Así somos nosotros. Nos enfocamos en grabar, escribir y sacar fotografías, pero no en vivirnos la música en si.

Fui pensando sobre la música independiente y sus procesos de organización masiva. ¿Cómo carajos uno organiza un festival tan grande de la nada? Pensé sobre el talento musical de nuestros artistas. Con cada buche de cerveza y halada de garett fui matando esa voz crítica de hijo’e puta, que ocupa mi cabeza. “Cállate y vivetelá cabrón” pensé, y así fue.

Los próximos para mi fueron La Caída de Berunda. Son dos bajistas: uno ocupando frecuencias altas y el otro las bajas. También los acompaña un baterista -que es una bestia técnica-. La voz es melancólica y sus líricas provocan la reflexión. En ese punto del día eran exactamente lo que necesitaba.

Era sublime, jodieron con mi psiquis. Me hundí en mis pensamientos más ocultos. Fue algo sagrado. “El rapto de Proserpina” me provoco a reflexionar sobre mis amores perdidos, sobre mi mejor amiga, -que perdí por mi propia ignorancia-.

Después de La Caída, fui a coger más cervezas en el camping y volví para escuchar Blacks en Tela. La música de Blacks siempre se queda grabada en mi cabeza. Blacks son una brigada de psicodélicos expresándose por medio de la música. Verdaderamente son unos gigantes en la escena local, y me encantaría escuchar su primer disco para ponerme a escribir sobre sus canciones.

Fotografía de Worldjunkies

Mientras el sol caía y la luna subía, la noche progresivamente se fue volviendo más mística y cautivadora. La energía nos sucumbió y comenzamos a liberarnos en el baile. Decidí tomar un break después de esto y volver al camping. Seguí tumbándome cervezas de nuestra nevera y fumándome pal de garetts, recuperando la energía para volver a la tarima principal, a ver Rebecca Kill y Los Vigilantes. Thought Experiments nos dejaron pegado en un trance etéreo.

Sexo carajo, puro sexo. Nada describiría de mejor manera la energía de los siguientes artistas. Rebecca poseé un alto grado de magnetismo animal. No sé si ella verdaderamente ve “muertos” como canta en su canción, pero no lo dudaría por su carisma sobrenatural. Su banda es sólida -en especial el bajista, quien tiene una actitud demasiada cabrona para creerla-. ¡Esa etiqueta de “Youth” en su bajo espero que se refiera a Sonic Youth!

La gente empezó a bailar. En este punto de la noche, un fulano ya se había partido el tobillo. Su sacrificio no fue en vano. Llegaron Los Vigilantes a tocar en calzoncillos y batas. Todo el mundo se empezó a soltar. Mosheamos y bailamos. Se liberaron las tetas. Fulana se viró y le saco el corazón a todos los cabrones que estaban allí. Alabada sea.

Francamente, después de todo lo ocurrido estaba super-explotado. Cogí un break final con nuestra nevera y nos fuimos a ver Sr. Langosta. Mis amistades los habían escuchado antes y le encantaba la música. Esta fue mi primera vez escuchándolos. La langosta voló mi mente en pedazos.

Fotografía de Eric Daboya

Música con melodías escalofriantes y atemporales, sinfonías celestiales. Un romance oscuro, torturado, tropical, libre como el jazz, con una sinfonía detrás. Tenían tantos instrumentos que no podía identificarlos todos. Era uno de los actos más bellos que he presenciado en mi vida. Bailaba su música al son de la salsa. Mahavishnu murió y reencarnó en la tierra de Borikén.

Fue una noche pal de cabrona, y hubiese seguido siendo pal de cabrona, pero estoy viejo. Estaba bebiendo y fumando por doce horas, y no quería llegar borracho a mi casa a chocar otro árbol. Me perdí el ritual lunático, lo cual probablemente fue la mejor parte de la noche. Hicieron muchas cosas bien. Hubo un buen ambiente, buenas vibras, seguridad, ayuda medica, reciclaje y mucha gente bella. Lo único que faltaba era un piso más plano, para que fulano bailara sin romperse el tobillo.

Escrito por: Alan Valle Monagas

Editado por: Angelique Rodriguez

La tertulia y los “hipsters”

Fotografías de Ricardo Pérez

Brincábamos cuando caían los cambios, frotamos cuerpos dándole un escape a nuestro libido, aprobamos las ondas místicas con nuestros ojos cerrados. Aceptábamos el amor, inclinando y subiendo nuestras cabezas, con gestos rítmicos. Estábamos en un trance, rompiendo con los tabúes en un escape de la vida monótona. Mientras más cercanos a la tarima, más incontrolables éramos. Inspirando las risas y bailes en los lejanos. Esto es música, esto es vida.

Cuatro bandas, cuatro metáforas, cuatro seres, cuatro energías. Cuatro dólares, hoy en día, humildes y honestos, lo deberíamos llamar un donativo, en vez de “la entrada”, porque la música funciona como una clínica libre, no se le niega el tratamiento a nadie.

Llegan y provienen de todos los lados de nuestra isla, sangre de San German, Cabo Rojo, Aguadilla, Bayamón, hasta de Rio Piedras. Otros se quedaron desde Ponce. Otros lo mencionaran. Lo llamamos “La Escena” acá en Mayagüez, en donde le damos la vida a una nueva cultura sincrética Puertorriqueña.

En estas fiestas, las mentes artísticas encuentra la paz. En una expresión total de la libertad. Por medio de bailes arcaicos parecidos a algo indígena. Nuestro ritual, una tarima de luces, amplificadores, humo y una unión total de individuos bajo la mente suprema de la música.

Una éxtasis tan natural, que me hace pensar, que nuestra atracción por estas fiestas es parte de un mecanismo biológico, heredado en la genética de nuestros ancestros tribales. Como en los tiempos prehistóricos, cuando las fiestas eran rituales, marchábamos en círculos alrededor de fogatas con inciensos y redoblando tambores.

Individuales. Somos individuales y le asignamos sentido a todo desde nuestro punto de partida. Las personalidades únicas de nuestros artistas son una reflexión de todo su público. Algunos artistas viven en tangentes experimentales, sonando a la escena underground de Nueva York (a lo Experimental Jet Set).

Otros integran influencias indígenas en su música, con congos, maracas y gandules. Otros actos contienen raíces de la escena primordial de punk en el noreste, o “La Escena” así como lo postula el documental.

Soy fiel creyente que el “punk” no se trata sobre un género específico, si no que el punk es una actitud adoptada por los músicos, artistas y personas que conocen una verdad esencial; si quieres hacer algo bien, hazlo tú mismo. Es una filosofía de vida, que a mi entender muchos músicos modernos seguimos, sin ser conscientes de ella.

No dependemos en la pre-aprobación de grandes corporaciones para grabar y promocionar nuestra música. No dependemos de unos supuestos profesionales para manejarnos. Creamos nuestra propia mercancía, componemos nuestra propia música, promocionamos nuestros propios eventos por redes sociales y en persona bajo flyers.

Somos individuales, pero me gustaría pensar que existe un elemento de cohesión social que nos une a todos.

“Somos pensadores independientes, somos contra-culturales, somos progresivos, connoisseurs, inteligentes y creativos.”

Tengo la pre-concepción que la mayoría de las personas encontradas allí en la Tertulia, el 22 de Enero del 2015, se identificarían con estas características. Hípsters, ¿De adonde carajos viene esta palabra? Un breve análisis lingüístico revela que la base de esta palabra es hip, algo que comparte con la palabra hippie.

Nuestros antecesores que durante la revolución psicodélica de los 60s, generaron el movimiento Bohémico y contra-cultural más significante de la historia Americana. Verdaderamente esa época fue el abono de un siglo de oro en la creación artística y la conciencia social Americana. Nuestro movimiento es una herencia de esto.

image

La palabra ‘hip’ es: “atestiguada desde los 1900s en donde cuyo significado era ser ‘consciente’ o ‘en el saber.’ Al contrario, el antónimo unhip connota aquellos que no son conscientes de su entorno.

“Otra definición popular del termino hip, alega que el origen de esta palabra viene del oeste de África, en donde su significado era “abrir sus ojos”.

Malcolm X definió la palabra “hippy” en su autobiografía como un blanco que era más negro que los negros.

Los primeros hípsters fueron personas que adoraban la vida de los virtuosos bohémicos de jazz. Los viajes de estos artistas, de andar de barra a barra, de pueblo a pueblo, es el estilo de vida que deseamos emular. Es una vida pragmática, “peligrosa”, curiosa y con sustancia.

Viviendo y aprendiendo de un infinito influjo de experiencias y personas nuevas. Nuestros antepasados, los beatniks, eran conscientes de que la música verdadera se escondía en sitios particulares, hoy en dia La Tertulia es uno de estos refugios para nosotros.

El renacimiento del arte, nuestro periodo de oro, necesita surgir ahora. Necesitamos resucitar al Fénix revolucionario que anda encendido entre cenizas. ¿Como lo resucitaremos? Por medio de un sistema de conexiones entre duenõs, artistas, trabajadores, técnicos, y empresarios innovadores, todos unidos buscando el mismo fin: La evolución y establecimiento de un movimiento artístico en nuestra isla. Un arte hecho para provocar estados de conciencia elevados, reflexivos y críticos hacia el ser y la sociedad.

Si buscan, les llegara. Les llegara. Solo le doy gracias a todo, al saber que no estamos solos. ¡Brindemos! Al conocimiento, al crecimiento, la sabiduría y la vida. Para revivir nuestra cultura. ¡Brindemos, para que se repitan estos eventos musicales, brindemos por ustedes, brindemos por la verdad, brindemos por la vida!

image

Escrito por Alan Valle Monagas, publicado el 16 de Octubre del 2015.

Manifiesto

Nuestro rol es hacer a las personas reflexionar sobre nuestro entorno y nuestra filosofía. Buscamos despertar la conciencia rebelde e inteligente, que busca la verdad y que lucha para mejorar a nuestro mundo.

Historia

Vivimos en unos tiempos donde la verdad y la belleza se han ocultado de nuestra sociedad. Sin embargo, desde el alba de la humanidad, chamanes, profetas, y otros seres místicos le han enseñado a su gente sobre los mundos invisibles e metafísicos que existen paralelos a este mundo. Nosotros queremos ser esas personas para nuestra sociedad. Queremos recuperar las verdades ocultadas detrás de los intereses políticos y al arte que provoca experiencias extáticas.

La música

Unos investigadores midieron la variedad de palabras, variaciones de acordes y volumen en canciones que cruzan décadas desde los 1950s. Sin algún asombro, encontraron que la música pop moderna es una versión diluida de lo que John, Paul, George y Ringo usaron para sacudir con los ránkings. Desde los 1950s, el timbre vocal – el carácter de la voz – se ha convertido menos diverso y el contenido del tono se ha convertido en algo totalmente monocromático (menos variaciones melódicas y de acordes), mientras todo ha aumentado su volumen en general. Nuestra música popular está siendo literalmente embrutecida.

Arte por dinero

Un estudio en Psychology de Teresa Amabile, concluyo que “la creatividad fue afectada por el tipo de motivación por el cual ellos trabajaron: La motivación extrínseca disminuyo los grados de creatividad demostrados en la obra de arte del grupo experimental cuando se comparó con los niveles de creatividad en los niños del grupo intrínsecamente motivados en el grupo de control” (Qtd. en 358-359).

guernica
Guernica (Junio, 1937)

En otras palabras, solo los artistas que crean para canalizar sus pasiones están poseídos a innovar. Los que trabajan por amor al arte y la humanidad. Pablo Picasso dijo, “Me llevó cuatro años pintar como Rafael, pero me llevó toda una vida pintar como un niño.”

Existe un movimiento artístico e oculto en nuestro país. Un movimiento que produce grandes obras de arte, que derraman sus almas y corazones en sus obras. Nuestro tiempo es ahora. Puerto Rico se encuentra en su crisis más grande en la historia, el gobierno de Estados Unidos ha aprobado PROMESA. Una ley que prohíbe a Puerto Rico de gobernarse y sanciona nuestro estatus trágico como la colonia más vieja del mundo. Si nuestros oficiales en el gobierno no escuchan nuestros pleitos, si el mundo se hace sordo, pues haremos que todos nos escuchen; por medio de nuestro arte.